Joyería en Línea #1 en México
Toggle Nav
Mi Carrito
Cerrar
  • Menu

Las 4 Cs de los Diamantes: El Corte


El corte es la característica más importante al momento de seleccionar un diamante. La razón es porque impacta directamente en la belleza de un diamante.

El corte aunque comúnmente se asocia a la forma de un diamante (por ejemplo, redondo, ovalado, pera, etc.) no tiene nada que ver, por el contrario se refiere a las proporciones, la simetría y el pulido de un diamante.


Aunque extremadamente difícil de analizar y cuantificar, el corte con diamante tiene tres efectos primarios sobre la apariencia: brillo (el brillo creado por la combinación de todos los reflejos de luz blanca de la superficie y el interior de un diamante pulido), fuego (la dispersión de la luz en los colores del espectro visible, visto como destellos de color) y el centelleo (los destellos de luz y oscuridad, o centelleo, cuando se mueve una fuente de luz o diamante).


Cuando se forma un diamante a partir de una piedra en bruto, el cortador debe equilibrar el corte óptimo (y por lo tanto el aspecto) contra el rendimiento máximo (cortando el diamante para mantener tanto peso en quilates de la piedra áspera como sea posible). Debido a que muchos clientes están dispuestos a pagar más por un diamante más grande y de corte justo que por un diamante un poco más pequeño y bien cortado, existe presión sobre el cortador para sacrificar la apariencia por el peso. Esta es la razón por la cual el grado de corte es tan importante; permite al comprador identificar las piedras que se cortaron de igual a igual en un esfuerzo por ganar peso en quilates.


Para alcanzar los tres efectos al mismo tiempo, el corte debe ser perfecto. Pero primero tenemos que entender las partes que forman el cuerpo del diamante y sus variaciones. El cuerpo de diamantes se divide en: corona, cinto y pabellón.


  • CORONA: Es la parte superior del diamante donde se puede ver la mesa y sus facetas (bisel, estrella y plancha superior).

  • CINTO:  Es la línea que conecta la corona con el pabellón y funciona como borde de ajuste. Por lo general, el contorno de la faja no afecta el aspecto de la brillante redonda a menos que sea muy irregular. Recomendamos evitar las fajas extremadamente gruesas o delgadas.

  • PABELLÓN: Es la parte inferior de la piedra y tiene sus propias facetas (la cintura inferior, el pabellón y la culet). El culet es la faceta plana en la parte inferior.



MESA Y PROFUNDIDAD. Para los brillantes redondos recomendamos una tabla entre el 52% -60% y una profundidad entre el 58% -63.5%.


Es importante saber que el tamaño del diamante no influye en el rendimiento de la luz, pero la distribución incorrecta de sus proporciones puede reducir su brillo. Por ejemplo, una piedra que es demasiado superficial o demasiado profunda puede perder su brillo o falta de luz. El objetivo es encontrar un diamante con una simetría perfecta entre la parte superior e inferior para que muestre un gran rendimiento de luz. Estas son sus opciones de corte:




  • Un Corte Excelente o ideal brilla bellamente reflejando toda la luz que viaja a través de él con el máximo fuego y brillantez. Toda la luz sale por el lado superior de la piedra.

  • Un Corte Muy Bueno establece entre un corte Excelente y Bueno que refleja la mayor parte de la luz hacia atrás a través de la parte superior. Es casi tan brillante como un diamante ideal, pero más barato.

  • Un Corte Bueno refleja la mayor parte de la luz que entra por la parte superior, tiene un buen rendimiento de luz pero no es tan bueno como el excelente corte.

  • Un Corte Justo se establece entre diamantes con buen y mal corte. Pierde su brillo al dejar que la luz escape a través del fondo de la piedra, reduciendo el efecto de la luz.

  • Un Corte Pobre (profundo, muy profundo o muy poco profundo) permite que casi toda la luz escape a través de los lados y la parte inferior, lo que causa la pérdida de su vida y opacidad.


Los cortes de diamante se clasifican en cortes brillantes, escalonados y mixtos. El redondo es el único diamante con el corte brillante debido a sus 58 facetas (57 si tiene un culet). Las piedras con facetas que corren paralelas a la faja son las escalonadas como la Baguette, Asscher y la Esmeralda; y los diamantes con características de cortes brillantes y escalonados son Princess, Cushion and Radiant; clasificados como diamantes de corte mixto.


Cortar no solo se refiere a la variación entre las formas, su simetría o sus proporciones; también se trata de la medida final que tiene el diamante. Por ejemplo, un diamante de corte amortiguador puede ser un cuadrado perfecto o un rectangular definido.


En Dídiamant ofrecemos todo tipo de diamantes entre diferentes cortes, formas, colores, claridad y quilates; pero cuando se trata del corte siempre sugerimos a nuestros clientes que busquen un corte Excelente o Muy Bueno. A veces, si tienes la suerte, puedes encontrar opciones atractivas entre cortes buenos, pero es difícil encontrar uno con un brillo deslumbrante. Asimismo, esta podría ser una opción cuando estás dispuesto a sacrificar cortes para aumentar los quilates de tu diamante, elegir un mejor color o seleccionar la claridad más pura.


Ahora que ya sabes todo sobre el corte, es tu turno de decidir qué corte quieres que tenga tu diamante, solo ten en cuenta que una de las características más importantes de un diamante es su brillo, su luz, su brillo; que está directamente influenciado por el corte. Entonces, elige sabiamente!